Destituciones en Paraguay por auge delictivo

Reuters
ASUNCION
El presidente paraguayo, Nicanor Duarte Frutos, destituyó ayer al ministro del Interior y al jefe de la Policía Nacional, tras el asesinato de un niño de 10 años que había sido secuestrado días atrás.
El mandatario anunció la medida a un canal de televisión desde Alemania, donde inició el lunes una gira de 10 días por países de Europa.
»En la hora crucial que nos toca vivir corresponde trabajar … para que no caigamos en la situación desgarradora de otros países vecinos que hoy sufren el impacto de la delincuencia en mayor proporción», dijo el gobernante.
El ministro del Interior, Orlando Fiorotto, fue reemplazado por el procurador general de la República, Nelson Mora, mientras al comandante de la Policía Nacional, Humberto Núñez, lo sustituyó el comisario Carlos Alberto Zelaya.
La policía encontró ayer el cadáver del niño, hijo de un empresario tabacalero secuestrado el lunes, en un terreno baldío en las afueras de la capital paraguaya con rastros de haber sido golpeado.
El caso abrió un nuevo debate sobre el incremento de los secuestros en el país y elevó la sensación de inseguridad entre la población, tema que se ha convertido en la principal preocupación de los paraguayos en los últimos meses.
Fuentes policiales dijeron en un principio que el niño tenía el rostro desfigurado y señales de haber sido torturado, aunque el comisario Juan Pereira, señaló luego que sólo tenía escoriaciones en la zona del estómago.
La fiscalía dijo que los familiares no llegaron a pagar el rescate exigido pues pidieron antes a los secuestradores una prueba de vida.
Allegados a la familia descartaron que el asesinato haya sido por venganza, una hipótesis manejada por la policía y los fiscales.
»Manejamos siempre la hipótesis de un secuestro extorsivo. Se hicieron los esfuerzos necesarios para negociar, pero lamentablemente sucedió esto», dijo el ex senador Marciano Torales, abogado de la familia Riquelme.
El caso se produjo tres semanas después del secuestro de la hija del ex presidente Raúl Cubas, una joven de 31 años que continúa con paradero desconocido.
Otro estudiante de 17 años fue asesinado la madrugada de ayer, presuntamente por delincuentes que ingresaron a su domicilio con fines de robo.
La hermana del niño asesinado fue secuestrada hace dos años y liberada tras el pago de un rescate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.