Alarma por recorte a presupuesto de policías locales en EE.UU.

WANDA J. DeMARZO y WILLIAM DOUGLAS
The Miami Herald
R.C. WHITE / para The Miami Herald
LOS CORTES al presupuesto no solamente afectarían la contratación de policías, sino también suministros tan imprescindibles como armas, municiones y chalecos antibalas.Semanas después de haber enterrado a su hijo de 19 años, quien fuera asesinado tras un intento de robo, Louis Emile está seguro de una cosa: el país necesita más policías en las calles.
»Mientras haya menos policías en las calles, habrá más delitos», sentenció Emile, de 48 años, y vecino de Pompano Beach.
La posibilidad de menos policías en las calles podría convertirse en una realidad si el presupuesto fiscal federal del 2007 que propuso el gobierno del presidente George W. Bush es aprobado. El presupuesto propone cortes de $1,100 millones para las agencias policíacas locales.
En años anteriores, con ese dinero se ha comprado chalecos antibalas, equipos de laboratorio, a la vez que ha servido para financiar programas para prevenir delitos, programas antidrogas y proyectos antiviolencia.
De igual modo, algunos de los préstamos han ayudado a contratar más policías.
Carl Emile es uno de los 11 adolescentes de Broward que han sido asesinados desde principios de año. En el Condado Miami-Dade, los números son aun más terribles: 25 personas de 18 años o menos han perecido a tiros en los últimos 15 meses.
En lo que va de año, unos 150 homicidios se han cometido en Miami-Dade hasta esta semana, comparados con los 120 que se cometieron el año pasado por la misma fecha. Hasta el 31 de mayo, Broward informó que 41 personas fueron asesinadas en el mes, seis víctimas más con relación a mayo del 2005.
La propuesta federal está causando alarma en los policías del sur de la Florida que han visto cómo han crecido los delitos violentos en los últimos meses.
»En la actualidad, el aumento de los delitos es un serio problema para nosotros», dijo Ken Jenne, jefe del Departamento de Policía de Broward (BSO), quien viajará a Washington la semana entrante para participar en una cumbre nacional acerca del crimen. »El gobierno federal tiene la obligación de ayudar. Se trata de un problema nacional, no sólo local», concluyó Jenne.
Sin embargo, funcionarios de la administración Bush han dicho que muchos de los programas financiados con préstamos federales son obsoletos o han rendido menos de lo que se esperaba.
»Los fondos federales para las agencias del orden necesitan emplearse donde son más efectivos, y [estos programas] realmente no han podido demostrar una efectividad notable», dijo Scott Milburn, portavoz de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca.
Uno de dichos programas es COPS, una iniciativa que surgió durante el gobierno de Clinton cuyo objetivo era contratar 100,000 policías más en todo el país.
»Hubo departamentos que aprovecharon el préstamo y se limitaron a comprar un montón de cosas inútiles», expresó Jim Kirchoff, asistente del jefe de policía de Hallandale Beach.
»La meta inicial del programa COPS era poder contar con miles de policías más en las calles», señaló Kirchoff.
El BSO históricamente ha utilizado los préstamos del programa COPS para contratar más agentes, declaró Elliot Cohen, un portavoz del departamento.
Sin embargo, el BSO –la agencia policial más grande de Broward– junto a otros departamentos de policías, está anticipado el momento en que este tipo de préstamo se acabará, y ya ha comenzado a contemplar otras alternativas.
»Los préstamos no se consideran nada permanente», dijo Cohen.
Ultimamente, el Congreso y el gobierno de Bush han reducido los fondos para prevenir los delitos, y en su lugar han dirigido el dinero hacia otros esfuerzos, entre los que se encuentran programas de Seguridad Territorial.
En su presupuesto fiscal del 2007, el presidente Bush solicitó una disminución de ocho por ciento con relación al presupuesto fiscal del 2006 en los gastos del Departamento de Justicia. De ser aprobado, eso significa que el presupuesto sería de 19,500 millones, lo que equivale a una reducción de $1,100 millones.
El mes pasado, el Comité de Apropiaciones del Senado expresó su decepción de que la Casa Blanca podría ignorar »el aumento más grande en delitos violentos en Estados Unidos desde 1991» y redujo los fondos para las agencias policiales estatales y locales.
Si los cortes por fin se aprueban, la administración Bush habría reducido $2,300 millones para las agencias policiales desde el 11 de septiembre del 2001, según la Asociación Internacional de Jefes de Policía.
Con el intenso cabildeo que realizan algunos grupos como la Asociación Nacional de Alguaciles y otros más se espera lograr que muchos legisladores se opongan a las reducciones.
Mañana, alrededor de 150 jefes de policía y de alcaldes de todo el país se reunirán en Washington para discutir los niveles que ha alcanzado la delincuencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.