E-virus (20 al 27 de junio 2003)

Hay una similitud entre los virus informáticos y los quecontraemos los seres humanos: mientrasmayor es el contacto entre los componentes de una misma red, el mal va“infectándolos”, hasta que surge una “vacuna” capaz de neutralizarlo.

Los virus informáticos constituyen una realidad dereciente data. No así los otros, queexisten desde que el ser humano comenzó a poblar este planeta. El parecido de los comportamientos de uno yotro hizo que la jerga médica fuese aplicada por analogía en el ámbito de lascomputadoras.

La noción de virus informático comúnmente aceptadaindica que se trata de programas “que se introducen en nuestros ordenadores deforma diversa, con la finalidad de producir efectos no deseados y nocivos”. Su efectividad depende en mucho del tiempoque esta secuencia de códigos pueda pasar inadvertida para el usuario de lamáquina afectada. Esta definición ha sido avalada por el ministerio de Cienciay Tecnología de España.

Los e-virus aparentemente comenzaron como un juego deprogramadores de Bell AT&T, en los años 60s, cuando las computadoras eranuna realidad incipiente. A finales delos 80s un programador de la Brain Computer Services comenzó a vender programasalterados con el código “© Brain” supuestamente para dar una lección a loscompradores de productos piratas.

Antes de la difusión de internet, los virusinformáticos se propagaban a través de soportes físicos tales como cintas odiskettes. Esto mermaba la capacidad detales programas para instalarse en grandes contingentes de computadoras, comoocurre hoy en día. Según la empresa BitDefender, el Win32.LovGate.F se ha instalado en 218.564 computadoras en Europa,así como en 20.517 ubicadas en Asia durante el último año. En España, para la fecha en que comenzó ladivulgación de este artículo, los virus más extendidos eran Klez.H yBugbear.B. Este último es el que máspreocupaciones genera. Actúa como unasuerte de SIDA. Se difunde a través delas direcciones de correo electrónico e inhibe la ejecución de los programasantivirus, y deja expuesta la computadora a otras agresiones.

Existen 6 grandes tipos de virus: los residentes, que se colocan en la memoriadel ordenador y desde allí ejecutan sus funciones anómalas; los de accióndirecta, que se reproducen e instalan copias de sí mismos en diversos archivoso carpetas (el más conocido es el I LOVE YOU); los de sobreescritura, que dañanlos archivos atacados al sobrescribirlos; los del boot, que atacan e inutilizanlos discos duros y diskettes; los de macro atacan archivos de texto, bases dedatos y libretas de direcciones, y finalmente tenemos los virus de enlace quemodifican las direcciones a través de las cuales el ordenador localiza suscarpetas o directorios.

Gene Hodges, representante de Network Associates,señaló en una reciente conferencia que sólo uno de cada centena de virus tienecapacidad para iniciar una epidemia. Pero esa pequeña porción es cada vez más letal. En otros términos, tales programas puedenafectar a más equipos en menos tiempo. Citó el caso del virus Slammer, que produjo más de 5 mil reportes deinfecciones en apenas 3 minutos.

Para evitar que el ordenador personal o de laempresa donde trabaje caiga presa de un virus es necesario dotarlo con unprograma actualizado. Los más famosospermiten la posibilidad de hacer tales actualizaciones a través de internet, demanera que el costo a la larga se reduce.

Otros consejos comúnmente divulgados por las páginasespecializadas señalan que los correos electrónicos deben ser manejados concautela. El e-mail es el medio más utilizado para la propagación de estosprogramas. Cualquier mensaje sospechosodebe ser borrado antes de abrirlo. Otroindicador es que traen asuntos descritos en idiomas distintos al del usuario.

Los lugares no seguros de internet deben serevitados, pues generalmente contienen virus. Igualmente, la descarga de programas de sitios poco conocidos puedetraer problemas a las computadoras.

Paradójicamente, los virus informáticos constituyenun gran negocio. No para quienes losproducen –generalmente motivados por la diversión- sino para las grandesempresas programadoras que se mantienen de la venta de las “vacunas”, tannecesarias en el mundo real como en el virtual. De ellas pueden depender la vida de nuestros equipos.

Links de interés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.