La Guardia Nacional

FUE FUNDADA el 4 de agosto de 1937 pordisposición del presidente, general Eleazar López Contreras, hombre visionario,justo, prudente y varón disciplinado. Antes, el 17 de septiembre de 1936, yahabía decretado, según recuerda el general Luis Contreras Laguado, la creaciónde una escuela destinada a la capacitación y constitución de un cuerpo deseguridad nacional que, con jurisdicción en todo el territorio, prestasecooperación a las autoridades encargadas de mantener el orden público.

‘Por lo tanto -sostiene Contreras Laguado- puedeafirmarse que el general López Contreras creó la Guardia Nacional para llenarel vacío que existía dentro del cuadro institucional del Estado’.

A la institución se le confirió, entre otras,las funciones de servicio rural, vial y de sanidad. De especial importancia esla disposición mediante la cual se le atribuyó el Servicio Nacional deFronteras.

La Guardia ha evolucionado y hoy, en sucondición de cuarto componente de la Fuerza Armada Nacional, vive un proceso enel que se solicita, según la expresión del excomandante Gerardo Briceño, la’redefinición de su rol’.

La aspiración consiste en convertirse en una policíaadministrativa especial. “Queremos ubicarnos -advierte Gerardo Briceño- estamosconcentrados en cumplir nuestra tarea. Pero ¿dónde está nuestra fortaleza? Másdel 92% de la droga que se captura en Venezuela la incauta la GN”.

Una operación como la de Orinoco 2000, en la quese incautó un cargamento de 12 toneladas de cocaína, no se habría podido hacersi no se dispusiese de un cuerpo como la GN, que tiene gente preparada, gruposde acciones de comando y medios aéreos y fluviales.

Sin duda alguna que la Guardia Nacional está enel centro de una polémica estéril que en nada la beneficia. Quienes tenemosexperiencia en las funciones de los cuerpos de policía y seguridad conocemos dela veteranía de cada uno de esos cuerpos y consideramos que el convertir a laGuardia Nacional en una Policía Nacional por el empeño de algunas personas y,además violando la Constitución y anteponiendo sus ambiciones y las de su grupoantes del interés nacional, no es lo adecuado.

Eso no puede permitirse. Debemos demostrar,después de un debate serio en el cual participen auténticos policías yespecialistas, que el presidente López Contreras, al fundar la institución, noaró en el desierto, así como tampoco aquellos a quienes ha correspondido, porsus méritos profesionales, dirigir este componente de la FAN. Si bien es ciertoque muchos critican su acción, hay otros que somos testigos de su contribuciónal mantenimiento del orden y la paz de la República.

Hoy la Guardia Nacional tiene mayor vigencia y,cada día, cobra mayor fuerza el propósito de unificar esfuerzos y notransformarla para convertirla en una policía dedicada a la persecución dedelincuentes de ‘cuello blanco’ en las aduanas nacionales.

Este es el componente más vinculado al acontecernacional, porque en tiempos de paz está en constante operatividad. Es parte delpaís y, a ellos, al igual que a los demás cuerpos policiales y de seguridad delEstado, debemos darles mejores salarios, seguridad social y el nivel que lescorresponde en la administración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.