Putin rechaza dialogar con chechenos

ELIZABETH PIPER y RICHARD AYTON / Reuters
BESLAN, Rusia
El presidente ruso, Vladimir Putin, rechazó ayer cualquier diálogo con separatistas chechenos, a los que se atribuye la crisis de rehenes de la semana pasada en un colegio en el que murieron al menos 335 personas, mientras cientos de miles de personas se unían a manifestaciones contra el terrorismo en todo el país.
»¿Por qué no se reúnen con Osama bin Laden, lo invitan a Bruselas o a la Casa Blanca e inician conversaciones, le preguntan qué quiere y se lo dan para que les deje en paz?», dijo Putin en una reunión con periodistas extranjeros.
»Consideran posible fijar algunas limitaciones en sus tratos con estos bastardos, así que ¿por qué deberíamos negociar nosotros con gente que son asesinos de niños?», dijo Putin, descartando cualquier investigación pública sobre la operación para retomar el control de la escuela.
A lo largo de los 11 husos horarios rusos, cientos de miles de personas se manifestaban contra el terrorismo.
Al menos 100,000 personas asistieron ayer a una manifestación en Moscú para condenar el terrorismo, respaldando al presidente Putin contra las críticas por la sangrienta crisis de rehenes.
Los manifestantes, convocados por la alcaldía de Moscú y las organizaciones sociales oficiales al pie del Kremlin, observaron un minuto de silencio, interrumpido solamente por las campanas de la catedral de Basilio el Bienaventurado.
»Podemos y debemos detener el terrorismo. Rusia no puede ser vencida», lanzó el alcalde de Moscú, Yuri Lujkov, desde el palco instalado frente a la multitud.
»El fascismo no consiguió derrotarnos, tampoco lo hará el terror», enfatizó.
»Rusia no se rinde», »No al terrorismo», »Con terroristas se habla sólo con las bocas de las ametralladoras», se leía en pancartas gigantescas desplegadas por los manifestantes.
Ekaterimburgo, una ciudad de los Urales, vio la mayor manifestación de su historia con 20,000 personas en las calles, mientras la televisión rusa mostraba a varios miles desfilando bajo una incesante lluvia en el puerto del Pacífico de Vladivostok.
La Unión Europea ha abogado desde hace tiempo a favor de una solución política a la guerra separatista en Chechenia, de 10 años de duración, que ha destrozado la pequeña provincia.
La localidad de Beslan, en el sur del país, siguió enterrando a las 335 personas que murieron durante una caótica operación para liberarlos de unos secuestradores que solicitaban la independencia de Chechenia.
Las ruinas de la Escuela N 1, donde se tomaron más de 1,000 rehenes durante 53 horas, se han convertido en un monumento conmemorativo, donde se detienen las procesiones funerarias en su camino hacia un nuevo cementerio para las víctimas.
La fuerte lluvia del lunes y la madrugada de ayer convirtió el nuevo cementerio en un mar de lodo, y los familiares resbalaban mientras trataban de cruzarlo para enterrar a sus muertos.
Cada pocos metros una nueva tumba se cavaba o se enterraba un ataúd. Tras ellos una excavadora continuaba sus trabajos creando nuevas fosas.
»Toda la ciudad está llorando, gimiendo por el dolor que nunca se aliviará», dijo Masha, vecina de la niña de cuatro años Rada Solkazanova y de su madre, Larisa, enterradas juntas el martes.
»Ahora todo lo que quiere hacer la gente es hallar a sus seres queridos y enterrarlos. ¿Puede imaginar el dolor de nunca saber lo que pasó y nunca enterrar a tus hijos?», añadió.
»No son personas, son animales», dijo Assiya, otra vecina. «Se denominan musulmanes, pero ¿qué tienen que ver con cualquier religión si pueden matar niños?».
Las manifestaciones contra el terrorismo, que comenzaron el lunes con el inicio del luto oficial de dos días por las víctimas del drama de Beslan, alcanzaron su punto culminante en la concentración masiva frente al Kremlin.
Sin embargo, los políticos de la oposición dijeron que la manifestación estaba dirigida a esquivar las críticas sobre la gestión de la crisis y el fracaso de Putin a la hora de garantizar la seguridad de los rusos corrientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.