ONU busca definición del terrorismo

El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, solicitó a los líderes del mundo que coincidan en una definición de terrorismo.
Annan señaló que los atentados ocurridos en Londres y Egipto pusieron en evidencia la necesidad tanto de una definición con «claridad moral», como de una convención de la ONU contra el terrorismo.
Hay un tratado de la ONU sobre el tema que ha estado archivado por varios años debido a discrepancias en torno a la definición de lo que es un terrorista.
Una nueva propuesta de la ONU denomina terrorismo a cualquier acto que persiga intimidar a la población, o que obligue a actuar a un gobierno o a un cuerpo internacional.
«El elegir como blanco de ataques y matar deliberadamente a civiles y no-combatientes no puede ser justificado o legitimado por ninguna causa o queja», sugiere la propuesta.
Aprobación
Annan quiere que la convención sobre terrorismo propuesta por la ONU cuente con la aprobación de todos los líderes mundiales, a tiempo para la cumbre mundial de las Naciones Unidas prevista para septiembre.
Terrorismo…constituye uno de las amenazas más serias a la paz y la seguridad internacional
Propuesta de la ONU
«Creo que un concepto simple y claro que dé claridad moral sobre el hecho de que la mutilación y el asesinato de civiles es inaceptable, independientemente de la causa que se tenga, gozará de la aceptación de todos», añadió.
La convención propuesta no ha avanzado desde 1996. El debate se ha centrado en el conflicto palestino-israelí.
Objeciones
El secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa, respaldó la última definición propuesta por Kofi Annan.
Moussa señaló que esta definición podría servir como «base para un consenso».
Sin embargo, Moussa señaló que «la resistencia a la ocupación es un tema totalmente diferente».
Aproximadamente 200 personas resultaron heridas en las explosiones.
El jefe de gabinete de la ONU, Mark Malloch Brown, le dijo a la BBC que la organización estaba consciente de las objeciones a la definición sobre la base de que la gente que usa las armas contra un Estado para proteger sus libertades, no tiene iguales derechos de tomar represalias.
La ONU necesitaba ser comprensiva y protectora de los temas sobre libertad y participación política, indicó Malloch Brown.
Sin embargo, la conducta de los estados ya estaba sujeta a las convenciones que regulan el uso de la fuerza, como la Convención de Ginebra, añadió.
«Ahora el argumento es que también los individuos que usan la violencia con propósitos políticos deben estar sujetos a normas inequívocas que condenen claramente estas acciones».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.