Panorama de seguridad pública

Panorama de seguridad pública
En el mundo, la inmigración ilegal en Europa, el aumento de los delitos violentos en EE.UU., y el narcotráfico en Asia, han sido temas dominantes. La inmigración ilegal no sólo preocupa en América -en la frontera entre EE.UU. y México- sino que también está presente en la agenda europea, ya que además de afectar a los sistemas laboral y de salud, impacta en los de seguridad interior, como en el penitenciario.
En EE.UU. (California), el gobernador Schwarzenegger anunció que reduciría la superpoblación carcelaria, con el envío hacia otros estados de 20 mil inmigrantes ilegales de origen latino. En Europa, donde la cuestión afecta fundamentalmente a España –el 30% de los detenidos son extranjeros, la mayoría ilegales- 57 países europeos y africanos –origen principal del flujo- han decidido coordinar la vigilancia fronteriza y la creación de un Observatorio Euro-Africano.
En EE.UU., se anunció que en Florida –uno de los principales centros turísticos del mundo- la tasa de delitos registra el menor nivel en más de tres décadas –con 4.677 cada 100 mil personas- y bajaron los hechos no violentos (2%), pero aumentaron los violentos (1,7%). Ello confirma la tendencia nacional, informada por el FBI, que señaló una baja de los delitos en general pero un aumento de los homicidios; del 4,9% en el medio Oeste, un 2,2% en el Sur, un 1,9% en el Noreste y un 0,2% en el Oeste.
En Asia, preocupa la heroína de Afganistán, sobre la que España pidió un debate en la OTAN, siendo el principal productor y Rusia uno de los ejes de comercialización. Mientras que en el último, tras la primera etapa de la Operación Adolescencia, para prevenir la drogadicción y delincuencia juvenil, fueron detenidos 35 mil menores, y preocupan los asesinatos, ya que por ejemplo tiene una cantidad anual similar a China pero con una población 9 veces inferior.
En Sudamérica, lo fueron la relativa baja del delito en Argentina, el juicio por el secuestro de Cecilia Cubas en Paraguay, y la violencia en Brasil. En Argentina, se anunció que el delito bajó un 3% en 2005, aunque es relativo porque comprende el que se denuncia, que representa solo una cuarta parte, en momentos que la justicia afronta cuestionamientos por la excarcelación de detenidos que luego reinciden.
En Paraguay, comenzó el juicio por el secuestro y muerte de Cecilia Cubas, hija del ex presidente Raúl Cubas -que se da paralelamente al de Axel Blumberg en Argentina- investigándose la vinculación entre una organización de izquierda local (Patria Libre) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), habiendo denunciado el ministro de Defensa (Roberto González), que las FARC están entrenando a terroristas y secuestradores de su país.
En Brasil, la nueva ola de violencia en San Pablo, donde el narcotráfico paralizó el 85% del transporte público –y planeaba atentar contra redes eléctricas- evidenció que se gasta mucho en seguridad, pero que los resultados no se trasladan a la realidad. Según el economista Roberto Alfonso, en la última década el PBI creció un 25% pero los gastos provinciales en seguridad aumentaron un 72%, y donde el grueso del gasto de seguridad nacional (12.545 millones de dólares) corresponde a los estados (10.900 millones).
En el límite que comparten los países anteriores (Triple Frontera), la Cámara de Representantes de EE.UU. giró al Senado una resolución que exhorta al presidente Bush a pedirle a la OEA la creación de una fuerza antiterrorista, en momentos que se cumple un nuevo aniversario del atentado a la AMIA en Argentina, sobre el que no se han registrado avances.
Finalmente, en Chile la presidente Bachelet desplazó al Ministro del Interior frente al reclamo por mayor seguridad –la oposición señala que entre las medidas anunciadas no hay menciones a prevención, consumo de drogas y protección a víctimas-, mientras que en Uruguay el parlamento analiza el creciente consumo de drogas.
En la región Andina, la atención estuvo en los secuestros en Venezuela y Colombia, y la cocaína en Perú y Bolivia. En Venezuela, frente a las críticas del empresariado (Fedecámaras), afirmando que los secuestros aumentaron un 400% desde 2003, estimando 1.810 casos, el gobierno informó que han descendido. La Comisión de Política Interior sostuvo que desde 2003 han bajado sistemáticamente, con 155 ese año, 120 en 2004, 69 al siguiente, y 36 en el actual, totalizando 380.
En Colombia, el tema también generó polémica, ya que a los pocos días que un funcionario informara que los secuestros han desaparecido, tuvo lugar una captura masiva de campesinos en una zona rural (Riosucio) por parte de las FARC. La polémica se potenció por la información contradictoria, ya que mientras el Ministro de Defensa (Camilo Ospina, que luego fue reemplazado por Juan Manuel Santos Calderón) negaba el hecho, las autoridades locales estimaban que un centenar de campesinos habían sido capturados y al menos 10 muertos.
En Perú, tres hechos se destacan: el intento de unificación de los cocaleros (se reunieron cientos de productores convocados por Nelson Palomino, quien logró unificarlos en 2003); el anuncio del Centro de Información de Drogas (Cedro) sobre que entre 2001 y 2005 se han duplicado quienes experimentaron con la droga; y la información de UN destacando que si bien han disminuido las hectáreas sembradas, ha aumentado la productividad.
Por ejemplo, hay zonas donde se están sembrando hasta 300 mil plantas de coca por hectárea, mientras que la relación tradicional rondaba las 40 mil, un dato no menor ya que luego de Colombia, Perú es el principal productor de cocaína. Por último, en Bolivia el gobierno avanza en una reforma del Código de Procedimiento Penal y de la Ley 1008 (Régimen de la Coca), para flexibilizar el accionar de la justicia en materia criminal y en lo que hace al cultivo de la droga.
Y en América Central, la violencia en Acapulco y Puerto Rico, los feminicidios en Guatemala, y una eventual participación de las FF.AA. en seguridad interior en República Dominicana. Por la inseguridad en Acapulco (México), uno de los principales centros turísticos del mundo, continúa la vigilancia por cielo, mar y tierra, con elementos de las FF.AA., la Agencia Federal de Investigaciones y policiales, motivado fundamentalmente por las ejecuciones del ex Jefe de Seguridad del Palacio Municipal y del ex Jefe de Inteligencia de la Sexta Regional Naval.
En Puerto Rico, mientras la Interpol anunció que anualmente dicho estado libre asociado tiene una de las más altas tasa de homicidios del mundo (20 por cada 100 mil habitantes) y que afronta un complejo cuadro de violencia, un congresista norteamericano –el republicano de Texas, Poe- advirtió que es la “puerta silenciosa” de inmigración ilegal, tráfico de drogas y armas hacia EE.UU.
En Guatemala, Amnistía Internacional (AI) pidió al gobierno que adopte una política de “cero tolerancia” frente a los asesinatos de mujeres -expresión poco usada para una organización de derechos humanos-, ya que la tasa de homicidios de mujeres creció más que la de los hombres entre 2002 y 2005, siendo un 63% para las primeras y un 43% para los segundos.
Finalmente, en República Dominicana si bien el rol de las FF.AA. se limita a la preservación de la seguridad nacional y no al resguardo del orden público, el gobierno está analizando cierto apoyo a la Policía Nacional, en el Plan de Seguridad Democrática iniciado en julio de 2005.
En conclusión:
a) En el mundo, uno de los temas dominantes han sido la inmigración ilegal e inseguridad en Europa, el aumento de los crímenes violentos en EE.UU., y el narcotráfico en Asia.
b) En Sudamérica, se destacan la relativa baja del delito en Argentina, el comienzo del juicio por el secuestro de Cecilia Cubas en Paraguay, el nuevo rebrote de violencia en Brasil, y el reemplazo del Ministro del Interior en Chile.
c) En la Zona Andina, los secuestros en Venezuela y Colombia, la mayor productividad de las plantaciones de coca en Perú, y la reforma penal en Bolivia, fueron los temas centrales.
d) Mientras que en América-Central, lo fueron la violencia en Acapulco y Puerto Rico, los crímenes contra mujeres en Guatemala, y el análisis sobre una eventual participación de las FF.AA. en seguridad interior en República Dominicana.
Eduardo Ovalles
Colaborador de Segured.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.