España elevó pensiones a los "niños de la guerra"

AGENCIAS
Zapatero, con los ‘niños de la guerra’ de Moscú, en diciembre pasado. (Foto: EFE)
A D E M Á S …
Una infancia perdida en la Guerra Civil
NOTICIAS RELACIONADAS
MADRID.- El Consejo de Ministros ha aprobado un proyecto de ley que reconoce una prestación económica de 6.090 euros anuales a los menores de edad desplazados al extranjero durante la Guerra Civil. El objeto de la norma es reconocer «la deuda histórica» de España con estas personas y mejorar su actual situación.
A la reunión, que comenzó a las 10.00 horas en el Palacio de la Moncloa y concluyó en torno a las 13.00 presidida por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, asistieron todos los miembros del Gabinete.
El proyecto de ley afecta a los ‘niños de la guerra’, que salieron de España durante el periodo comprendido entre el 18 de julio de 1936 y el 31 de diciembre de 1939, y tras el que desarrollaron la mayor parte de su vida fuera del país.
La norma prevé asignar a estas personas una cantidad para elevar sus pensiones y garantizarles una adecuada cobertura sanitaria.
Hace más de 10 años, en 1993, el entonces Gobierno socialista fijó unas pensiones para los emigrantes españoles jubilados que carecieran de recursos. Para determinar la cantidad, se tuvo en cuenta el nivel de vida del país en el que residían.
La cantidad fijada correspondía al 50% de las pensiones contributivas.
Una década más tarde, el PP rechazó en el Congreso dos propuestas avaladas por el resto de los grupos parlamentarios que pedían la mejora de estas pensiones elevándolas al 100% de las contributivas.
El coste de la medida
El proyecto de Ley garantiza a estas personas unos ingresos equivalentes a la cuantía de la pensión contributiva por jubilación para mayores de 65 años sin cónyuge a cargo, que en 2005 es de 6.090 euros al año. Es decir, se añade a la pensión que venían percibiendo lo que reste hasta alcanzar dicha cantidad.
También se garantiza a los beneficiarios de esta prestación residentes en el extranjero la cobertura de la asistencia sanitaria, en el caso de que estén excluidos de la misma o el contenido y alcance de su derecho se considere insuficiente.
El coste de esta medida es de 2,7 millones de euros. De esta cantidad, 2.539.495,60 euros corresponden a los residentes en el extranjero y 220.160,08 euros, a los residentes en España.
El coste de la prestación sanitaria (que va destinada básicamente al colectivo que vive en los territorios de la extinguida URSS) implica aproximadamente 420.000 euros. El coste global de la Ley se cuantifica en 3.171.655 euros anuales.
Según el Gobierno, se trata de «compensar, siquiera en parte, las carencias de este grupo de ciudadanos que vieron truncadas sus perspectivas personales y profesionales como consecuencia del levantamiento militar contra el Gobierno legítimamente constituido».
543 beneficiarios
La iniciativa tiene como beneficiarios a quienes han tenido que acogerse a pensiones asistenciales por ancianidad a favor de emigrantes españoles y pensiones de jubilación no contributivas de la Seguridad Social.
Actualmente hay un total de 543 posibles beneficiarios de esta medida residentes en el extranjero. Por países, 237 en Rusia, cinco en Georgia, 33 en Ucrania, 63 en Chile, 127 en México y 78 en Venezuela.
Además, hay otros 60 ‘niños de la guerra’ que residen actualmente en España y no perciben pensiones contributivas de la Seguridad Social. De éstos, 37 perciben una pensión asistencial por ancianidad y 23 son beneficiarios de una pensión de jubilación no contributiva o de pensiones de FAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.