Antecedentes

La variedad de incidentes que ha tenido como núcleo al secuestro se inició en Perú, el 21 de febrero de 1931 con un avión que fue llevado a Chile por dos militares golpistas que huían de las autoridades. El segundo caso se produjo en 1947, y de allí en adelante la aviación civil en el mundo comenzó a ser blanco de este delito, con la consiguiente odisea para los pasajeros inocentes.

La Revolución Cubana marcó un hito con una sucesión de hechos que se fue multiplicando desde 1956 a 1958. El propósito inicial de los revolucionarios fue evitar que Estados Unidos continuara enviando armas al gobierno dictatorial del presidente Fulgencio Batista. Con el triunfo de Fidel Castro, los leales a Batista y todos los que deseaban vivir en libertad comenzaron a secuestrar aviones para salir de Cuba.

El gobierno de Castro impuso una línea dura contra tales actos y fusiló a los que fracasaban en el intento. En cambio, Estados Unidos dio refugio a los secuestradores que trataban de escapar del régimen dictatorial cubano.

Entre los años 1965 y 1968 más de 147 aeronaves fueron secuestradas, con algunas verdaderas tragedias y otras veces con desenlaces exitosos.

Según la reseña histórica de Venezuela, se produjo el primer apoderamiento de aeronave el 7 de julio de 1955 cuando un copiloto, sin permiso del capitán ni de la empresa secuestró un avión y aterrizó en una sabana del estado Bolívar. Luego, el primero de enero de 1958 pilotos militares que habían fracasado en el intento de un golpe contra el régimen del general Marcos Pérez Jiménez se apoderaron de una nave y la llevaron a Colombia. Ese mismo año, el 12 de abril, fue robado un avión de matrícula norteamericana del aeropuerto de Maiquetía. El 28 de abril de 1960 tuvo lugar el primer caso de terrorismo cuando se apoderaron de un DC-3 que explotó en pleno vuelo, sobre el estado Guárico, como consecuencia de una bomba que portaba uno de los secuestradores. De allí en adelante continuó una larga cadena de interferencias ilícitas contra la aviación civil venezolana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.