Fuentes de información

1.- Las reseñas policiales, los registros civiles (como certificados de matrimonio, testamentos, escrituras etc.), y los rehenes liberados. Se recomienda nunca fiarse de un sólo rehén.

2.- Los secuestradores siempre se pueden vincular a individuos, organizaciones y lugares.

3.- Examinar relaciones personales, lazos con organizaciones, historiales médicos y reseñas policiales, afiliaciones políticas, antecedentes penales, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.